JOHNNY B. GOODE LA PRIMERA CANCIÓN DE ROCK AND ROLL LANZADA AL ESPACIO.


Johnny B. Goode es una canción del cantante y guitarrista Chuck Berry que apareció por primera vez en su tercer álbum de estudio Chuck Berr y Is on Top de 1959. El 31 de marzo de 1958 se publicó como sencillo a través de Chess Records y desde entonces ha sido su canción más reconocida a nivel mundial y también una de las más versionadas por otros artistas.

Considerada como una de las mejores canciones  de todos los tiempos, tuvo el honor de haber sido la primera canción de Rock and Roll lanzada al espacio en 1977, como un presente de la humanidad a los seres de otros planetas en caso de que existieran.

voyager-1-disco-de-oro-the-sound-of-earth

La canción es una de las pistas incluidas en el disco The Voyager Golden Records, un disco de gramófono, que acompaña a las sondas espaciales Voyager,  y que tardarán 40 000 años en alcanzar las proximidades de la estrella más cercana a nuestro sistema solar.

Como las sondas son muy pequeñas comparadas con la inmensidad del espacio interestelar, la probabilidad de que una civilización que viaja por el espacio se encontrase con ellas es muy pequeña, sobre todo porque las sondas con el tiempo dejarán de emitir cualquier tipo de radiación electromagnética. Si alguna vez se encontrase una especie extraterrestre, lo más probable es que sea en el momento en que pase por la estrella más cercana en la trayectoria de la Voyager 1, la que alcanzará dentro de 40 000 años.

Carl Sagan dijo que “la nave espacial, y el registro, solo serán encontradas si existen otras civilizaciones capaces de viajar en el espacio interestelar. Pero el lanzamiento de esta botella dentro del océano cósmico dice algo muy esperanzador sobre la vida en este planeta”. Así, el registro es más visto como una cápsula del tiempo o como algo simbólico en lugar de un serio intento de comunicarse con la vida extraterrestre.

El disco contiene sonidos e imágenes que retratan la diversidad de la vida y la cultura en la Tierra. Se diseñó con el objetivo de dar a conocer la existencia de vida en la Tierra a alguna posible forma de vida extraterrestre inteligente que lo encontrase, y que además tenga la capacidad de poder leer, entender y descifrar el disco. El contenido de la grabación fue seleccionado por la NASA y por un comité presidido por Carl Sagan de la Universidad Cornell.