Ronnie James Dio, mucho más que un cantante de rock


Sobran los casos en los cuales iniciamos un proyecto determinado y en medio del mismo nos percatamos de que las cosas no se están dando como esperábamos, lo que pasa es que en el fondo eso no nos gusta pero dudamos acerca de si sería prudente rendirnos antes de empezar. En el mundo de la música esto sucede bastante y lo cierto es que por lo general los resultados son sorprendentes. Esta semana queremos que conozcas un poco más a un hombre que hizo de sus debilidades sus mayores fortalezas, claro que nos estamos refiriendo al gran Ronnie James Dio.

La muerte de este hombre hizo que el mundo entero se detuviera durante un instante puesto que se había ido una de las personalidades más encantadoras de la música. De cualquier modo, lo que quedaba era celebrar la vida de este increíble sujeto y eso se consigue honrando su memoria.

De acuerdo con los que se han dedicado a estudiar las vidas de los mejores los inicios de Ronnie se remontan a las baladas. Esto parece extraordinario pero la verdad es que después de escuchar su melodiosa voz todo comienza a tener sentido. Era capaz de hacer cualquier cosa este señor.

Pese a que luego se dedicó casi que por entero al rock también merece la pena destacar que lo hizo desde una nostalgia y melancolía que no son precisamente típicas cuando de rock se trata pero que al final resultó en algo encantador. Él sabía lo que estaba haciendo.

Incluso antes de ser cantante como tal Ronnie también probó suerte con la trompeta y la verdad es que el manejo de los instrumentos musicales se le daba bastante bien. En Bulgaria Ronnie cuenta con una estatua destinada a honrar su trayectoria en el mundo de la música. Todos lo extrañamos.