Bruce Dickinson, un piloto comercial que también sabe hacer música


Todavía hay mucha tela que cortar en el debate relacionado a las estrellas de la música. Es difícil precisar si estos ídolos que todos conocemos nacieron con ese talento o si más bien lo fueron forjando a lo largo de los años. Lo más probable es que la explicación detrás de todo esto es que se trata de una mezcla de esos dos puntos. Mientras se aclaran esos asuntos tan turbios merece la pena que le dediquemos unos minutos a conocer un poco más sobre la vida de uno de los sujetos más extraordinarios que se han dedicado a hacer música.

Bruce Dickinson es un hombre que nació en una familia humilde de Inglaterra, a simple vista era imposible imaginar que se pudiera convertir en el astro que es hoy en día. Bruce tenía serios problemas de conducta y por esa razón lo expulsaron de varias escuelas. Era una verdadera pesadilla.

De acuerdo con la información que manejan varios de los medios de comunicación más importantes de Europa cuando Bruce era un adolescente se orinó encima de la comida del director del colegio donde se encontraba. Este acontecimiento hizo que la disciplina se acentuara en la casa familiar, no es para menos.

Las cosas cambiaron y Bruce comenzó a reflexionar sobre su vida, quería ser alguien útil. Fue así como se convirtió en piloto. Merece la pena acotar que en un segundo plano nunca dejó de hacer música que era algo que lo apasionaba también. Él no consideraba que era especialmente talentoso.

Los años pasaron y se hizo mucho más famoso, ha ganado cientos de premios gracias a su talento. Como piloto también ha triunfado. En el año 2006 salvó a muchos civiles que se encontraban atrapados en un peligroso país del medio oriente. Nos queda claro que es alguien muy valiente.