Paul Stanley, un ídolo que todavía sigue siendo admirado por millones


Kiss es por mucho una de las bandas más importantes del planeta, la calidad de las canciones de esta agrupación ha servido de inspiración para que miles de jóvenes alrededor del mundo se atrevan a salir de sus cascarones para enfrentar a la industria de la música y triunfar. Ahora bien, es lógico pensar que ninguna banda se hace famosa por algo diferente al hecho de que sus integrantes son fenomenales y eso es exactamente lo que pasa con Kiss. En esta ocasión merece la pena centrar la atención en Paul Stanley que es uno de los fundadores de este grupo.

Paul es un hombre encantador, nació en una familia de judíos moderadamente tradicionales que se dedicaban a la orfebrería por lo que podemos concluir que el contacto con el arte de este sujeto fue bastante precoz. Se dice que tenía una imaginación sin límites y que eso lo metía en problemas.

Stanley fue inscrito en un instituto puesto que sus padres tenían la esperanza de que se convirtiera en alguien serio y trabajador. La verdad es que era un joven muy inteligente pero al mismo tiempo rebelde de manera que sus profesores lo enviaban a la dirección varias veces a la semana.

Como siempre fue alguien muy racional no le costó demasiado llegar a un acuerdo con sus padres y por esa razón consiguió inscribirse en una especie de academia de música en donde le enseñaron los aspectos más técnicos de lo que más tarde se iba a convertir en una forma de vida.

Pese a que es un cantante de rock Paul no se avergüenza de aceptar que muchos otros géneros han influido su trabajo y por esa razón se considera un artista integral. La verdad es que no es para nada complicado darse cuenta de que es un hombre sabio.