Levon Helm ha dejado un legado que será muy difícil de borrar


Cuando alguien que queremos mucho deja este mundo nuestro corazón se puede llegar a sentir muy triste. Fallecer es algo que forma parte de la naturaleza en los seres humanos pero la realidad es que nadie está bien preparado para vivir algo como eso. Cuando del mundo del rock se trata esta ley también se cumple. Esta semana queremos compartir contigo un poco más sobre los detalles de Levon Helm. Si las cosas resultan como se tiene esperado te vas a convertir en un experto gracias a todo esto. La tragedia es un factor determinante en el rock y debemos aprender a tolerar todo eso.

Levon Helm nació en el seno de una familia bastante común y por esa razón cuando ya era un adolescente este chico optó por dejar sus estudios tradicionales de un lado para dedicarse en cuerpo y alma al rock. Fue una decisión muy noble.

Helm era tan habilidoso que tocaba la mayoría de los instrumentos pero su favorita era la batería con la cual se le podía ver practicando a lo largo de la jornada. Hay quienes creen que esta forma de comportarse dejaba bastante que desear.

Como baterista Levon era uno de los mejores. En primer lugar hay que recordar que las manos de este hombre se movían tan rápido que los fanáticos apenas si tenían la oportunidad de ver qué era lo que estaba pasando. El artista recibió una lista de premios por este don tan único. Su cuerpo era un cúmulo de sorpresas.

Se podría decir que lo único que no siempre fue perfecto en la vida de Levon fue que pasó por numerosas bandas antes de establecerse definitivamente en su último grupo. Nos complace anunciar que todavía podemos ver el efecto de la labor de Helm incluso en las bandas que están comenzando.