Neil Peart es un fiel defensor del rock progresivo


El estilo es algo que suele significar la diferencia entre un cantante o banda que va a triunfar y otra agrupación que simplemente no tendrá ninguna oportunidad. Cada día los fanáticos son más exigentes ante la industria y eso significa que no están dispuestos a consumir productos que carezcan de originalidad. Claro que dentro de la esfera del rock está realidad sigue siendo la misma y es por eso que solamente los artistas que consiguieron hacer algo único son quienes siguen presentándose sobre los escenarios. En esta oportunidad revisaremos un poco la trayectoria del un sujeto muy especial llamado Neil Peart.

Según quienes se dedican a investigar la vida de las grandes estrellas lo que pasó con Neil no es algo que podamos ver todos los días. Sucede que él comenzó a aprender a tocar la batería de una forma muy particular; no era nada comercial y eso gustaba.

La realidad era que muy en el fondo el artista no estaba conforme con lo que estaba pasando. Los medios de comunicación aseguraban que tocaba la batería con una pasión que era comparable a como lo hacían las leyendas de aquella época. Neil quería cambiar el curso de la historia.

Fue en ese momento cuando optó por hacer algo diferente; algo que hasta la fecha ni siquiera había sido considerado por los más atrevidos. Era necesario que tocara la batería con un poco más de paciencia y así fue como nació el rock con toque progresivo que sin lugar a dudas es más ordenado.

Neil Peart pasó sus mejores años en Rush y lo cierto es que todavía lo sigue haciendo bastante bien. De momento se ha estado concentrando más en conseguir la manera de trasmitir esos conocimientos con un estilo que de verdad no se haya visto antes. Se vienen retos interesantes.