Ringo Starr se consolida como uno de los mejores bateristas de todos los tiempos


Hacerse un nombre dentro del mundo de la música nunca ha sido una tarea fácil. El día de hoy quizás el método más preciso sea contratar una buena productora que además se encargue de la publicidad pero hace unas cuantas décadas atrás el talento era el único factor determinante. Lo anterior hacía que los artistas se esforzaran al máximo y sin lugar a dudas era eso lo que hacía que todo fuera tan especial. No tiene mucho sentido comparar dos épocas tan diferentes pero merece la pena comentar sobre la trayectoria de Ringo Starr quien es un digno representante de la vieja escuela.

Si de algo estaba seguro Ringo era que se convertiría en un hombre legendario o por lo menos eso era lo que comentaban sus amigos más cercanos. Cuando era apenas un adolescente ya era capaz de sintonizar con los acordes de las canciones más complejas.

Esto hizo que apenas tuvo los recursos económicos necesarios se comprara su batería la cual quiso como si se tratara de otro ser humano. Ahora bien, cuando Ringo fue incorporado a la banda The Beatles el mundo pudo ver el nacimiento en pleno de una estrella. Tocaba con una velocidad que podía generar envidia entre sus colegas.

Ringo Starr es uno de los artistas más famosos de la historia reciente y esto no solamente es pregonado por sus fanáticos que lo quieren mucho sino que también sus colegas son fieles defensores del proceso creativo de este hombre. Ya ni puede recordar bien todos los honores que ha recibido.

Se dice que Ringo era uno de los más apasionados de The Beatles cuando de defender la paz se trataba y es que este hombre llegó a declarar que no era capaz de procesar correctamente el hecho de que los hombres se hicieran daño porque pensaban diferente.