Stewart Copeland sigue siendo un claro ejemplo de genialidad


Hacer música no se consigue simplemente al reunir a un grupo de personas que saben tocar determinados instrumentos sino que además merece la pena que estos sujetos sean capaces de experimentar una pasión verdadera en función de las emociones que pueden generar en los fanáticos. Solamente aquellos que son capaces de conectar hasta ese punto con el público son los que llegan realmente lejos. En esta ocasión nos parece pertinente revisar un poco acerca de los logros de uno de los hombres más inteligentes del mundo del rock y es que en muy poco tiempo ha conseguido hacer historia y construir un legado.

Claro que nos estamos refiriendo al gran Stewart Copeland quien desde sus inicios tuvo la brillante idea de calcular con precisión el alcance de sus movimientos cada vez que estaba a cargo de la batería y de esa manera logró hacer que The Police se hiciera inolvidable.

Stewart no tiene problemas a la hora de aceptar que, en efecto, en su forma de hacer las cosas han influidos músicos de otros géneros. De acuerdo con este experto es ahí en donde reside la magia de los compositores porque cerrar la mente a ese tipo de intercambios no es beneficioso.

Copeland se ha mantenido alejado de los medios de comunicación porque no es un hombre quien de momento esté interesado en conquistar la fama sino que le dedica su energía a conseguir nuevas maneras de hacer música que resulten agradables para todos los gustos. Claro, no es una tarea sencilla.

La influencia de Inglaterra en la batería de Stewart apenas si se puede percibir y eso guarda una relación estrecha con el hecho de que pasó un período considerable de su vida viajando por el mundo. Hasta la fecha sigue haciendo de las suyas y quiere continuar aprendiendo.