“¿Dónde jugarán las niñas?” La primera bomba de Molotov que estalló


Durante las protestas pacíficas por el gasolinazo se sigue tocando Gimme the Power, como en las aras de la salida del PRI del gobierno

Era 1996 y el mundo, México, eran un lugar diferente, las ideologías, corrientes políticas, de esta nación estaba viviendo una crisis, algo muy similar a lo que está sucediendo hoy, pero la música que se escuchaba era diferente, Maná, Yuri, Emmanuel y Mijares sonaban en la radio y eran las estrellas consentidas del canal 2 de Televisa, pero nadie estaba hablando de revolución, nadie estaba retando al gobierno con groserías, hasta que llegaron estos chicos.

Hoy parece normal escuchar canciones en las que se critica a los gobernantes, ya sea de manera independiente o con disqueras grandes, oír “puto” o una insinuación a una chica ya es cosa común, digamos en el reggaeton, pero hace 20 años, meterse con el PRI, con el presidente y con la sagrada familia era un terror, fue entonces cuando un grupo de jóvenes le mentaban la madre al gobierno e incitaban a la rebeldía tomaron los micrófonos para grabar el álbum ¿Dónde jugarán las niñas?

La producción estuvo a cargo de Gustavo Santaolalla y Anibal Kerpel, fue publicado por Universal Music y obtuvo una nominación a los Grammy Latino como Mejor Álbum de Rock Alternativo.

Para ese entonces, Molotov ya era una banda muy conocida en los bares de la Ciudad de México, pero fue hasta un concierto de Illya Kuryaki and the Valderramas que Universal los fichó y lanzaron el álbum. Hasta ese momento todo parecía ir bien, pero la polémica por las letras y, sobre todo, la imagen de portada del disco, que tenía a una chica con uniforme escolar y las pantaletas en las rodillas, se convirtieron en un problema, ya que muchos establecimiento se negaban a venderlo.

Ese fue el primer guiño de que Molotov no era una banda como cualquiera, pues los integrantes salieron a vender el disco a las calles, ante las ventas no había posibilidad de negarse a las ventas.

Top Blogs Blogs Directory